¿Cómo se comunican los ángeles?

Hablar de comunicación es entender que existe un emisor y un receptor. El proceso comunicativo definitivamente es de doble vía, lo contrario es información. Aceptar la presencia de los Ángeles en nuestra vida, reconocer que son seres celestiales, pero que también tienen presencia en el plano terrenal es sin duda el primer paso para iniciar lo que será una comunicación o relación íntima y de crecimiento continuo.

Una relación o comunicación Angelical, difiere de muchos pensamientos y sentimientos escépticos, sin duda se conecta más con la fe y el libre albedrío que cada persona pueda tener para decidir qué acepta, qué recibe y a qué o a quiénes les abre la puerta de su alma que es donde finalmente se alojan o encuentran nuestras emociones.
Una vez sea reconocida la existencia de los Ángeles y  aceptada su presencia en nuestra vida, es necesario hacer un llamado íntimo y personal donde les expresemos nuestro deseo de conocerlos y sentir su compañía en nuestra cotidianidad. Pareciera algo simple y sencillo,  y en efecto lo es. Como todo lo que funciona con la fe, sólo es reconocer, creer y activar nuestra atención porque sus manifestaciones podrán iniciar en la brevedad de la solicitud.
Al ser tu Ángel guardián o Ángel de la guarda, es posible que todo lo sepa de ti. Sin embargo, se precisa que tu anhelo se manifieste mediante la voz audible que exprese tu deseo, en caso de requerir ayuda, consejo, enseñanza.  Si éste es el asunto que te ocupa, o en tu corazón tienes la necesidad de darle claridad a un tema que te genere inquietud, angustia e incertidumbre; tu Ángel se comunicará de maneras diversas luego de tu solicitud. Éstas pueden ser: mediante la música, el texto de un libro o en su defecto alguien que se acerque a ti y te hable justo de ese tema del cual requieres respuesta. Así entonces comprenderás que si se trata de una respuesta Angelical, será confirmada de diferentes maneras la misma contestación obtenida.

Otra manera que los Ángeles tienen de comunicarse con nosotros y expresarnos su amor, es a través de los sueños, las meditaciones, las aromas y mediante oraciones profundas y fervorosas. Con total humildad puedes acercarte a Dios y pedirle que tu Ángel guardián o Ángel de la guarda te acompañe siempre, cuide de ti, proteja tu caminar, guie tus pensamientos y tus acciones, así mismo te cubra de todo de mal, y sin duda, recibirás esa asistencia y protección que te envuelve con su resplandor y amorosa sabiduría. Los números, son otra forma extraordinaria que tienen los Ángeles para establecer relación y darnos su asistencia, ayuda y consejo. Es mediante las secuencias de números como 1111, 222, 333, 444, 555, 666, 777, 888, 999; que suelen estar en celulares, relojes, placas de carros; que establecen comunicación, se emiten mensajes o simplemente nos dejan saber que están presentes en ese momento de nuestra existencia. El que lo entendamos o no, tiene que ver sin duda con la comunicación o relación que previamente hayamos establecido con ellos, de no ser así, serán simples coincidencias para quienes no tengan esta sensibilidad o mínimo conocimiento sobre el mundo Angelical.

Sea este momento para llamar tu atención y mostrarte que no estás solo o sola en este plano. Que la presencia celestial habita a tu alrededor como muestra del amor incalculable de Dios por sus hijos. En honor a ese intrañable amor, ha enviado Ángeles para que acampen a nuestro alrededor y nos llenen de su amorosa y fraternal presencia. Activa tu intuición y disponte a recibir sus señales y respuestas que llegaran como prueba de su amor, dulzura y nobleza. Características que acompañan su transitar terrenal.

 

Sea este momento para llamar tu atención y mostrarte que no estás solo o sola en este plano. Que la presencia celestial habita a tu alrededor como muestra del amor incalculable de Dios por sus hijos.

Déjanos un comentario